Review Fringe: Night of Desirable Objects

Review Fringe: Night of Desirable Objects

Fringe nos tenía excesivamente mimados con los primeros cinco minutos de cada capítulo. Enormes, brillantes. Por eso nos ha sorprendido el arranque de Night of Desirable Objects: frío, previsible y rápido. En apenas un minuto y medio ya habían aparecido los créditos de presentación con esa música que nos sigue poniendo los pelos de punta. En ese tiempo también comprobamos que estamos ante un episodio atípico de la serie. 42 minutos después cambiamos de parecer. No es un capítulo distinto, es que la segunda temporada planea distanciarse de la primera, dándole mayor peso al argumento principal (los problemas de Olivia y el asalto de los cambiaformas) y saliéndose del corsé de algunos capítulos excesivamente rígidos. Este 2×02 empieza con dudas y acaba brillando, aunque estemos bajo tierra. ¿Lo comentamos?

Disculpad por el retraso… ¡tenemos review!

  • Episodio 2×02 Night of Desirable Objects
  • Fecha de emisión: 24 de septiembre

Pesnnsylvania. Dos obreros acaban su jornada laboral y se marchan a casa. Uno de ellos recoge sus pertenencias cuando ve un extraño objeto azul en el suelo. Cuando se acerca para inspeccionar, una especie de mano lo absorbe hacia el interior de la tierra. No deja ningún rastro. Apenas han pasado un par de minutos y todavía no hemos visto a Olivia ni a los Bishop. Y suena esto:

Veintidos episodios después y la maldita música sigue dándonos escalofríos. Gran intro de Fringe, no me cansaré de repetirlo. Volvamos. Olivia abandona el hospital con la ayuda de Peter y de una muleta que nos recuerda que la agente del FBI es humana, aunque esta afirmación se ponga en duda varias veces durante el episodio. Peter habla con Broyles sobre la misteriosa desaparición de varias personas en Pennsylvania y el jefe del FBI le dice que se encargue de la misión con la ayuda de Olivia, a la que debe vigilar en todo momento. Eso es exactamente lo que está haciendo el Charlie Francis falso, el cambiaformas, que sigue cada movimiento de nuestra protagonista sin levantar sospechas.

Mientras tanto, en Pennsylvania vemos al obrero del principio del capítulo con una herida muy fea en la pierna, como si le hubiera mordido una manada de hienas. Mucho más feo es el bicho que le ha causado esa herida, una especie de Gollum que tiene su guarida bajo tierra. Qué fijación tiene el señor Abrams con los monstruos, ¿verdad? En Boston, Astrid y Walter juegan a recrear la escena del accidente de Olivia, que está representada por una rana. Qué paradoja. Papá Bishop le explica a Olivia sus conclusiones… por enésima vez. La memoria de Walter sigue siendo un terreno inhóspito y sorprendente, capaz de hablar de realidades alternativas y de olvidar el nombre de Astrid, a la que llama Agent Farnsworth, supongo que para no arriesgar…

La resolución del caso no ha tenido demasiado misterio, aunque sí algún que otro detalle interesante. Por ejemplo, al entrar en la casa del sospechoso, Andrew Hughes, descubrimos que Olivia tiene un poder al más puro estilo Heroes: su superoído. Algo ha sucedido con la agente en su contacto con William Bell o en su viaje entre realidades, porque es capaz de escuchar con nitidez el vuelo o el caminar de una mosca, entre otras cosas. En casa del sospechoso asegura que hay alguien más, aunque no da con él y una de sus balas a punto está de encontrarse con la cabeza de Peter. Nina Sharp, omnipresente y omnisciente, recomienda a Olivia que vaya a ver a Sam Weiss, un tipo que le ayudará con sus problemillas de oído. Recordemos que Sharp es la única que conoce la visita de Olivia al doctor Bell, es de suponer que también conoce las consecuencias de ese viaje.

Por poco...Por poco…

En las oficinas del FBI, Olivia interroga a Hughes, un médico retirado que confiesa que perdió a su mujer y a su hijo hace 17 años, durante el parto. El FBI decide exhumar los cuerpos para buscar pistas y descubre que falta el cuerpo del niño, que parece haber escapado bajo tierra. El cadáver de la mujer es trasladado a los dominios de Walter, el único hombre que salta de alegría ante un cuerpo putrefacto y decididamente terrorífico. Mientras tanto, Hughes, consciente de que las investigaciones sacarán a la luz sus fechorías, decide colgarse con la ayuda de una soga de alambre moldeada con los dientes. Ouch qué dolor…

El análisis de Gregory House determina que la mujer tenía Lupus… ¡perdón! Perdón, me he cambiado de serie, es que en House siempre es Lupus. Walter determina que la esposa de Hughes tenía Lupus, una enfermedad que impide a las mujeres desarrollar el embarazo. Sin embargo, Andrew, con un pasado como médico, consiguió manipular el ADN del feto y lo mezcló con el de alguna criatura resistente, posiblemente carnívora y salida del averno, que hizo que sobreviviera a la enfermedad. Y el resultado, como todos sabéis, es esa especie de Gollum que hace desaparecer gente en Pennsylvania y que se los baja a su guarida para comérselos poco a poco. Un encanto. Viendo cosas así, la ciencia da pánico.

Peter y Olivia llegan a la casa de Hughes con la intención de atrapar a la criatura, pero será Gollum quien los atrape a ellos. En un final más propio de los inicios de capítulo, una minusválida Olivia ha sido arrastrada por el bichito a su guarida y sólo la ayuda de Peter, con mordisco incluido (tendrá consecuencias), ha evitado la desgracia. Cuando llega el FBI, tarde como siempre, descubre un montón de trampas que el propio Andrew había montado para atrapar a su hijo/topo.

El agradable GollumEl agradable Gollum

Buen final de capítulo, con algún momento de tensión y una nueva visita de Charlie a la máquina de escribir mágica, que comunica con el otro mundo. La misión del cambiaformas era ganarse la confianza de Olivia. Reto conseguido. Y ahora que Olivia no consigue recordar qué sucedió en la otra realidad, Charlie tendrá que ayudarla. ¿Cómo? Me temo que volverán a secuestrar a la señorita Dunham. Por cierto, Olivia acude al final del episodio a ver a Sam Weiss, el nombre recomendado por Nina, que le pregunta si ya han empezado los dolores de cabeza. Llegarán. Pobre mujer, no tiene descanso.

¡Ah, no me acordaba! Siguen los guiños de Walter al turbulento pasado de Peter. Cuando alguien comenta que el hijo de Andrew no estaba en su ataúd, Walter comenta: la tumba de un niño que no estaba en su tumba. ¿Cuánto tardará en darse cuenta Peter? Espero que no tanto como Walter cuando Peter le habla de un niño que nunca podía ir a pescar con su padre porque no estaba en casa… ¡qué grande es papá Bishop! Bien Fringe. Muy bien. Ha cogido el ritmo de la temporada pasada y sigue a un gran nivel. Esperemos que las audiencias no sean un problema. 5,9 millones para este 2×02. Glups

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review Fringe: Night of Desirable Objects
4.75 (95%) 4 votes

Categorías: Fringe Reviews Series Etiquetas: , , , ,

Esto también te interesará:

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »