Review Fringe: Amber 31422

Review Fringe

¡Llegó la review! Como comentábamos en la pre-review, Fringe ha regresado del parón con un capítulo rojo (me encanta llamarlos así…). Visto lo visto en los comentarios, la opinión general concuerda con la sensación que tuve al ver el episodio: esta serie sigue siendo grande, y cada día va a más. Explotando una vez más el concepto de mythalone (¡bendito sea!), nos han presentado un buen caso, y hemos terminado con un enorme final. ¿Lo comentamos?

Amber 31422. Es, como mínimo un título curioso. Personalmente, me ha alegrado mucho conocer más cosas acerca de la extraña sustancia que usan over there para sellar los lugares en cuarentena. Por ejemplo, nos han contado que comenzó a utilizarse el 17 de octubre de 1989, cuatro años después del “secuestro” de Peter. Fecha, por cierto, que le sonará a más de uno: ese mismo día, aquí en nuestro universo, tuvo lugar un importante terremoto en San Francisco (6.9 grados). Lo que pasa en un universo repercute en los demás. ¿No es genial la forma en la que los guionistas introducen estos detalles? A mí me conquistan con estas cosillas.

Pero, sin ninguna duda, lo que más me ha llamado la atención ha sido el hecho de que las personas encerradas en el ámbar sigan vivas. No way! Lo que no me ha quedado tan claro es el estado en el que se encuentran: los cuerpos dejan de funcionar, pero la conciencia sigue despierta, ¿no? Eso explicaría por qué no envejecen, les crece el pelo ni nada por el estilo. El ámbar provoca una especie de criogenización física pero no mental. Y esto nos lleva al siguiente pensamiento: ¿cómo es posible que alguien soporte esa tortura sin volverse loco? Si ya pensaba que era horrible que el ámbar matara a toda esa gente, peor aún resulta el hecho de que sigan vivos, y conscientes además. Comprendo perfectamente que Walternate no quiera que la noticia se propague. Ya hemos visto en más de una ocasión el descontento de la gente hacia el ámbar. Una noticia así sería un gran motivo para una revolución…

Claramente, la gente no está contentaClaramente, la gente no está contenta

Precisamente por eso, el caso de esta semana ha sido especialmente peliagudo. Parece ser que no es raro que los ladrones traten de desvalijar a la gente del ámbar, aún corriendo el riesgo de quedar atrapados (hay oportunistas en todos sitios). Lo que no había ocurrido nunca era que alguien intentara rescatar a uno de ellos. Técnicamente no es un delito, o al menos yo no lo veo así. ¿Acaso no haría cualquiera lo mismo si estuviera en su mano? El problema es que cada apertura en el ámbar supone su deterioro, arriesgando la seguridad de ese universo. Sin duda, un riesgo demasiado elevado.

Así que tenemos a Matthew Rose, un respetable contable, tratando de liberar a su hermano gemelo, Joshua, del ámbar. ¡Y vaya si lo hace! Pero el caso no acaba ahí: han dado otra vuelta de tuerca al caso cuando hemos descubierto que en realidad, los papeles de los gemelos estaban cambiados. El sentimiento de culpabilidad de Joshua es lo que le ha impulsado a liberar a su hermano. Desde el punto de vista “personal”, el caso me ha encantado: el sacrificio que Joshua hace por su hermano es enorme. Sólo me ha dejado una duda: durante estos cuatro años, ¿han sabido los hijos de Matthew que su padre en realidad no era tal? Ha dado la impresión de que no eran conscientes. En cualquier caso, Joshua se merece un reconocimiento: la división Fringe necesitaba a uno de los gemelos “ambarizado”, y él se lo ha dado. Muy emotivo.

Eso es un sacrificio…Eso es un sacrificio…

Como curiosidad y guiño a los espectadores, el sistema que usa Joshua para entrar en el banco ya lo habíamos visto por aquí: recibimos los primeros detalles en “The Equation”, y lo vimos en pleno uso en “Safe”. Pero claro, por aquel entonces no teníamos ni idea de la existencia de los universos paralelos, y se nos hacía la boca agua con sólo oír nombrar al “patrón”. ¡Que no se diga que la serie no ha evolucionado!

Concluyendo con el caso de los gemelos, cabe destacar la intervención final de Olivia: aunque amenaza a Matthew diciéndole que averiguará la verdad acerca de cuál de los dos estaba en el ámbar, al final desiste. Está clarísimo que esa reacción ha venido de nuestra Olivia y no de Altivia. Ella jamás habría sentido compasión por los gemelos, no hay duda.

Hablando de Olivia, en Amber 31422 se ha dado el paso definitivo hacia su ansiado “despertar”. Está claro que a Olivia las inmersiones en los tanques le sientan de maravilla. Si en la primera temporada le ayudaron a comunicarse con John Scott, ahora le han hecho recordar de dónde viene. Bueno… eso y la insistencia de su “Peter interior”. Aunque espero que ahora que Olivia ha abierto los ojos, no abusen demasiado de sus apariciones. Un poco, vale, pero mucho cansa. ¡Y eso que el Peter imaginario me cae casi mejor que el original!

”Peter Grillo””Peter Grillo”

El primer regreso de Olivia ha sido genial. En un momento estaba en el tanque y al siguiente… ¡plaff!, en plena tienda de recuerdos de Nueva York. A mí, por lo menos, me ha encantado. Y Walternate se debe de haber alegrado igual. ¡Qué cara de felicidad ha puesto!

Pero sin duda, lo mejor de esta primera incursión ha sido el hecho de que haya ayudado a Olivia a replantearse la verdad. Aunque claro, eso hace que no se comporte de la misma manera, y la primera en notarlo es su madre. Me da mala espina esa confesión que le hecho a un Broyles que, de por sí, ya tenía la mosca detrás de la oreja. Esperemos que no dé muchos problemas…

Vayamos ahora al momentazo con mayúsculas del episodio: la segunda inmersión en el tanque. De nuevo volvemos a la tienda de regalos de Manhattan, aunque esta vez Olivia la ve desde otra perspectiva. El primer impacto ha sido el hueco que han dejado las Torres Gemelas. Curiosamente, el mismo recurso ha servido para un doble propósito: si en la finale de la primera temporada todos nos asombramos al ver a Olivia en las Torres, ahora es ella la que se queda anonadada ante su ausencia. Grande…

Genial imagenGenial imagen

Y, por supuesto, el momento más emotivo ha sido la llamada de teléfono a Ella. Mientras Olivia marcaba los números (¡seguían en su cabeza!), prometo que me sentía tan nerviosa como ella. Oír su voz ha sido precioso: “¡Tía Liv, sabía que no te olvidarías de mi cumpleaños!” Sin duda, el significado que esconde esta frase es realmente triste: no puedo evitar imaginarme a la pobre Ella pendiente del teléfono, con la esperanza de recibir esa llamada de su tía mientras Altivia sigue intentando seducir a Peter. No hay duda de que estas palabras han sido lo que Olivia necesitaba: sabe la verdad, y es cuestión de tiempo que trate de regresar.

Aunque podemos dar por sentado que Walternate no va a ponerle las cosas fáciles en absoluto. ¿Alguien piensa que se ha tragado lo de que Olivia no ha sido capaz de volver a cruzar? Porque yo no… A ver, es cierto que entra dentro de lo posible, ya que en ese momento la cámara del tanque había dejado de funcionar, y en realidad ni Brandon ni Walternate pueden haber visto si el cuerpo de Olivia desaparecía. Pero el Secretario es muy, muy listo y yo muy, muy desconfiada…

Concluyendo: en mi opinión otro gran episodio (y van…). Además del caso autoconclusivo, hemos tenido un enorme avance en la trama central. Olivia ha despertado; comienza la cuenta atrás para su regreso. No puedo esperar a ver el momento en el que vuelva definitivamente a casa. No me canso de repetirlo: ¡cómo me gusta esta serie! Aunque muchos ya habéis opinado acerca del episodio en la pre-review, aún quedan muchas opiniones. ¿Qué os ha parecido Amber 31422?

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review Fringe: Amber 31422
4.4 (88%) 5 votes

Categorías: Fringe Reviews Series Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »