Review Black Mirror: Men Against Fire

maf1

Un día sí y otro también asistimos estupefactos y cautivos de la indiferencia más gélida a los innumerables conflictos armados que suceden por todo el planeta. Desde el continente africano y todas sus guerras con warlords armados con machetes, pasando por el enquistado conflicto de Israel y Palestina, y acabando por el más actual y mediático de todos los conflictos armados: la guerra de Siria y la lucha contra el Estado islámico. ¿Y sabéis qué? Resulta perturbador pensar que todos y cada uno de estos lugares podrían ser el escenario de “Men Against Fire”. Creedme, porque cuando acabéis de verlo pensaréis lo mismo que yo.

“Los humanos no queremos matarnos entre nosotros, hasta que tu futuro pasa por aniquilar al enemigo”

Antes de empezar a comentar el penúltimo capítulo de esta tercera temporada de Black Mirror me parece que sería interesante puntualizar que el título elegido no es casual, sino que es una referencia clara al libro homónimo escrito por Samuel Lyman Atwood Marshall, un ex-combatiente norteamericano que luchó en la Primera Guerra Mundial y que contó que fueron muy pocos los soldados que dispararon sus armas durante el enfrentamiento, lo que hizo que aumentaran los esfuerzos de los altos mandos del Ejército por frenar aquella conducta poco o nada belicosa. Afortunadamente para todos los que nos gusta esta serie, no hay nada que no pueda arreglar (o destruir) la tecnología más avanzada.

Os tengo que confesar que después de ver un capítulo de Black Mirror me cuesta volver a pensar en el anterior, porque el que acabo de ver me provoca una reacción, que me conduce a una reflexión, que normalmente me dura días. Lo digo porque parece que haya pasado una eternidad desde aquella visita a San Junipero. Y pasamos del amor a la guerra como si nada. Un cambio de ciento ochenta grados para presentarnos este “Men Against Fire” que podría catalogarse como la panacea para aquellos genocidas faltos de un ejército dispuesto a aniquilar al enemigo sin contemplaciones, la solución definitiva a problemas nimios como pueden ser el miedo, la indecisión, la culpa o la falta de agallas en el campo de batalla. Esta vez sí, la tecno-paranoia exprime al máximo el lado más oscuro del ser humano, regalándonos una de las historias más inquietantes y descorazonadoras que nos ha ofrecido el bueno de Charlie Brooker.

maf5

AVISO: A partir de aquí spoilers del 3×05 de Black Mirror, “Men Against Fire”. Lee bajo tu responsabilidad.

“Men Against Fire” nos acerca a un futuro no muy alejado del presente que vivimos y en el que el ejército ha desarrollado un sofisticado implante neuronal que habría sido el sueño húmedo del mismísimo Adolf Hitler: un implante en forma de máscara visual que convierte a los soldados en auténticas máquinas de matar, mejorando todas sus aptitudes físicas y psíquicas e inhibiendo por completo su capacidad de sentir. No sienten nada, como tampoco pueden oír los gritos del enemigo, ni oler su sangre. Nada. Ni siquiera pueden ver con claridad, porque la máscara altera y manipula la percepción que tienen del enemigo haciendo que vean a monstruos de apariencia grotesca y amenazante en vez de a simples personas. Ven cucarachas. Así es como se refieren a ellos. Vamos a matar cucarachas. Sin miedo, ni culpa, ni arrepentimiento. Sin introspección. Homo homini lupus. El hombre es un lobo para el hombre. El hombre es una cucaracha para el hombre.

“Es más fácil apretar el gatillo cuando apuntas a un monstruo”

En esta ocasión será un soldado novato, Stripe (Malachi Kirby), el elegido para deslizarse por la madriguera del conejo, una pendiente que le hará asomarse a la inquietante realidad justo después de su primera operación de campo, cuando una cucaracha le hackee la máscara con un dispositivo que recuerda al que tenía Will Smith en “Men in Black”, desactivándole todas las mejoras e inhibidores. Obviamente, a partir de aquí Stripe empezará a ser consciente de lo que le rodea, empezará a sentir, a oler, y sobre todo, a ver. Empezará a ver a su enemigo como lo que es, otro ser humano y no una cucaracha. Un punto de inflexión que añadirá un plus de frescura al monólogo sensorial de nuestro protagonista con la adición de su compañera Raiman (Madeline Brewer, Orange is the New Black) como contrapeso de todo lo que irá descubriendo por culpa de su máscara desactivada.

maf2

Y así hasta llegar al clímax final, en el que Stripe conoce a uno de los Arquitectos de la máscara (como ya hizo Neo en Matrix), un personaje realmente inquietante al que pone rostro uno de los secundarios de lujo de la televisión, Michael Kelly (House of Cards). Es el momento de la introspección. Es cuando le cuenta toda la verdad sobre el implante, la máscara y las cucarachas. Y le da dos opciones a elegir: resetear la máscara, borrar sus recuerdos más recientes y “restaurar el sistema” a antes del hackeo o quitarse definitivamente el implante e ir a prisión, teniendo que vivir el resto de su vida consciente de que sus manos están manchadas de sangre.

Si bien estamos ante una narración solvente en líneas generales, el desenlace de “Men Against Fire” deja un sabor agridulce por lo confuso de su última escena, porque aunque sabemos que Stripe decide borrar los recuerdos de sus últimos días y conservar su máscara para evitar la cárcel, el plano final en el que observa a su pareja a lo lejos mientras derrama unas lágrimas de dolor invitan a pensar que, a pesar de haber sido reseteado, en lo más hondo de su subconsciente conoce perfectamente la verdad. Un detalle tramposo que no llega a empañar el final, pero sí que impide que este sea redondo al darle un aire de ambigüedad que no era necesario.

En definitiva, un buen capítulo que vuelve a invitarnos a reflexionar, esta vez sobre las consecuencias del avance cada vez más sofisticado de la tecnología y todas sus aplicaciones en el ámbito de la industria armamentística. Pensar que puede haber un arma militar como la máscara pone los pelos de punta. Y si encima te toca estar en el bando de las cucarachas, apaga y vámonos. Creedme que acojona. Eso es exactamente lo que nos quiere transmitir este “Men Against Fire”. Quiere transmitir miedo. Y lo consigue. Es más, el propio Charlie Brooker lo ha afirmado en más de una entrevista. Quiere que tengamos miedo y luego nos demos cuenta de que, al menos de momento, podemos respirar tranquilos. Sea como fuere, todos sabemos que ya hay indicios claros de la existencia de infinidad de gadgets que apuntan en la dirección de “Men Against Fire”. Esperando el momento de ser usados contra algún pueblo, etnia o raza. Esperando encontrar a las cucarachas.

Que Dios nos pille confesados.

evolution

Nota del autor
4.5
Vuestra nota
Review Black Mirror: Men Against Fire
2.91 (58.18%) 22 votes

Categorías: Black Mirror Reviews Etiquetas: , , ,

6 comentarios

  1. Guille

    Yo interpreté el final de manera distinta, entendí que el recuerdo de la novia es falso y es parte del implante y que en la realidad el pobre soldado vuelve a una casa en la que no tiene a nadie. Lo cual es otra manipulación más del gobierno (llora de alegría, no de pena), y que lo que hacen es darles una razón más para matar, volver a casa y luchar por las personas que quieren que en realidad no existen, esta teoría me la refuerza el hecho de que todos muevan igual la mano mientras duermen. Quizá lo más duro de todo lo de los aldeanos que sí ven a “los cucarachas” como personas normales, y aún así los odian tanto que quieren destruirlos y que ni siquiera comerán la comida que los otros han tocado. Aunque la chica los perdona un poco diciendo que tienen la cabeza comida. A mi de los capítulos que más me ha gustado de esta temporada, aunque no mucha gente opina así, creo que el odio racial o étnico o religioso es algo muy fácil de exacerbar y en lo que es muy fácil caer. Creo que Brooker quiere darle un toque a los británicos que con el Brexit parecen estar a punto de caer en Inglaterra para los británicos, y también podría aplicarse a la América que quiere construir Trump.

  2. eryk stone

    Una de las virtudes de Black Mirror son estos universos tan diversos entre un episodio y otro, en un principio pensé que la cosa iba más por zombies (culpa de TWD) y pensé que el protagonista se había contagiado o algo así, así que de inmediato perdí el interés y después me fui dando cuenta de lo equivocado que estaba, una joya de capitulo y Black Mirror nos vuelve a mostrar que puede enamorarnos como en “San Junípero” o aterrarnos como este o en otros episodios.

  3. Laura

    Estoy de acuerdo con el análisis del final de Guille, la chica es falsa, es una razón mas para luchar, volver a casa,… otro motivo para pensar esto es que cuando se le estropea la máscara tiene un sueño donde la chica aparece multiplicada por 6 o 7.
    Por otra parte, creo que la serie utiliza la tecnología para explorar la naturaleza humana. De lo que somos o seríamos capaces… si en el capítulo anterior nos muestran que las ganas de vivir y la posibilidad de enamorarse no tienen nada que ver con la edad (y por eso San Junípero es un paraíso de posibilidades ilimitadas) en este capítulo nos alertan de la necesidad de estar alerta porque siempre habrá algún gobierno que nos manipule, nos engañe y nos quiera utilizar,… Me quedo con el detalle de que en la segunda guerra mundial solo un 15% de los soldados disparaba, mientras que en Vietnam fue un 85%!! … y sin máscara,… escalofriante,…

  4. Jes

    ME ha gustado tu análisis mas critico sin irse por la linea de catalogarlo como un capitulo malo, ya que así lo han dicho en otras review que he leído.
    A mi me ha gustado, a muchos no les gusto pero solo espero que no sea porque crean que el odio religioso, racial o hacia aquellos que tienen enfermedades es algo valido o sin importancia.

  5. carancho

    Al final, la chica es una visión, nada más… La casa está destruida y al soldado victorioso no lo espera nadie.
    Por cierto, yo también quedo 3 días pensando en el capítulo.
    Y finalmente, tengo ganas de mudarme al medio del bosque, a una cueva a vivir de la caza y de la pesca.

  6. Coincido con @Guille en la interpretacion del final y con @mouSislaQ en todo lo demás. Yo creo que este es el capitulo que sin duda más miedo me ha dado de esta temporada (me falta por ver el último) sino de la serie entera. No solo por lo que muestran, sino por lo que implica; ya que nos han sabido enseñar como de posible puede ser algo así. Se me ponen lo pelos de punta solo de pensarlo…

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »