Review Black Mirror: Shut Up and Dance

Shut 3

Hay vida más allá de los futuros distópicos y el ciberpunk. Esa es la gratificante conclusión a la que uno llega tras haber visionado “Shut Up and Dance”. Conclusión que incluye por otra parte un mensaje claro, dirigido especialmente a todos los que alguna vez sentimos la tentación de encasillar a Black Mirror como una serie cuyo principal atractivo son las historias sobre futuros próximos y poco convencionales en los que la tecnología no siempre es la solución, sino que también puede llegar a ser parte del problema. No amigos, Black Mirror nos vuelve a dejar claro que definitivamente es mucho más que eso. Mucho más que distopía y ciberpunk. Y prueba de ello es que este “Shut Up and Dance” engancha desde el minuto uno, llevándonos de la mano y con pulso firme a través de los oscuros pasajes que nos han permitido disfrutar de la mejor versión de esta serie.

Si hacéis memoria os resultará muy fácil encontrar alguna que otra similitud entre este tercer capítulo y aquel piloto que nos presentaba al mismísimo Primer Ministro británico (fantástico Rory Kinnear) que sin comerlo ni beberlo se veía entre la espada y la pared, acorralado y obligado a elegir entre su dignidad y su carrera política y la vida de la princesa. Y seguro que coincidiréis conmigo en que, si bien es cierto que “The National Anthem” era una historia impactante, también lo es que la decisión de poner en jaque al Primer Ministro era un tanto arbitraria y hasta me atrevería a decir caprichosa, porque aparte de que no conocíamos los actos por los que se le estaba juzgando, la capacidad de empatizar con un político poderoso era casi inexistente y se diluía entre su familia, la maraña de asesores y compañeros de gabinete y hasta un país entero, todos arrimando el hombro para dar caza a aquel escurridizo secuestrador.

Shut 1

AVISO: A partir de aquí spoilers del 3×03 de Black Mirror, “Shut Up and Dance”. Lee bajo tu responsabilidad.

Afortunadamente para todos nosotros no hay ni rastro de esa atmósfera de empatía y solemnidad en “Shut Up and Dance”, porque la extorsión se deja ver desde muy temprano, golpeando de lleno a un elenco de protagonistas con los que nos identificamos por ser personas de a pie, insignificantes hormiguitas como tú y como yo, cuyos secretos y errores acabarán volviéndose contra ellos mismos conduciéndolos directamente al chantaje puro y duro, y amenazándolos constantemente con delatarlos y destruir sus anodinas vidas. Y lo mejor es que todo esto lo vemos, lo sufrimos y lo sentimos a través de los ojos de un pobre desgraciado al que hackean el portátil y pillan in fraganti masturbándose y a quien los guionistas colocan en el centro de ese huracán de manipulación y mala leche. Esa es la razón por la cual empatizamos con él y con todos los demás. Lo hacemos porque sabemos que lo que les pasa le podría haber pasado a cualquiera de nosotros.

Mencionar que para este tercer capítulo se ha contado para el papel principal con el talento del joven Alex Lawther, visto en el biopic de Alan Touring, “The Imitation Game”. Acompañando a Lawther en su descenso a los infiernos tenemos a Jerome Flynn, el mercenario más carismático de Poniente (Bronn), colega y salvador de Tyrion Lannister y maestro espadachín de su hermano el tullido redimido. Perdón, el Matarreyes. Lawther y Flynn se complementan de forma espléndida, sobre todo por parte del joven Lawther, quien consigue dotar de credibilidad a su arquetípica víctima de extorsión.

Para redondear la jugada, “Shut Up and Dance” se vuelve a guardar para el final un inteligente, inesperado e impagable as bajo la manga que literalmente se ríe de nuestra sólida convicción y hace añicos nuestras ansias de empatía, que se esfuman al conocer que el chico no se masturbaba viendo porno para adultos, sino que lo hacía viendo a niños. Un zasca made in Black Mirror que justifica la angustia del chaval por salir airoso del escándalo.

Shut 3

Y con esto se quiere transmitir que aunque a menudo muchos de nosotros tengamos la percepción de que nada es lo que parece y de que las cosas no se reducen a blanco o negro, hay un hecho que es indiscutible: no hay efecto sin causa, o lo que es lo mismo, si has hecho cosas malas, atente a las consecuencias. De eso se alimenta el chantaje, de airear la mierda para que la huelan los demás.

Acertadísima decisión por parte de Charlie Brooker de desmarcarse una vez más de la vertiente distópica que ha caracterizado a Black Mirror para servirnos en bandeja un thriller oscuro y audaz, cuyas bondades se nutren de la tensión y la angustia de sus protagonistas, centrando la atención en el joven y frágil Kenny, un chaval inofensivo y aparentemente inocente que acabará siendo víctima de sus propios demonios, confirmándonos que de cualquier indicio se puede deducir un hecho, y si no, ahí está nuestro refranero para recordárnoslo: “Cuando el río suena, agua lleva”.

Yo después de esto ya no sé si soy capaz de seguir amando a esos hackers que quieren liberar al mundo del yugo del capitalismo y las grandes corporaciones y todo ese tipo de amenazas. Sí sí. Ya sabéis a quién me refiero: a Mr. Robot y a su grupo de piratillas. No sé vosotros, pero saber que puedes tener al otro lado de tu banda ancha a una Darlene o a un Elliot hurgando y escarbando en tu vida da bastante yuyu.

Maldito internet…

Gif 1

Nota del autor
5
Vuestra nota
Review Black Mirror: Shut Up and Dance
4.48 (89.52%) 21 votes

Categorías: Black Mirror Reviews Etiquetas: , , ,

2 comentarios

  1. XBlanca

    En mi opinion es buen capítulo…pero para otra serie.
    Black mirror es tecnología llevada al límite. La extorsión por videos o fotos subidas de tono en redes sociales ya existe, no es nada nuevo y por tanto el capitulo no me ha conectado al 100%

  2. Lorena

    Hola
    Creo que confundes a hackers con crackers.
    Un hacker (https://es.wikipedia.org/wiki/Hacker) solo demuestra la vulnerabilidad del sistema, como hacen en Mr.Robot.
    Un cracker busca beneficiarse ecoonómicamente o de alguna otra forma, o romper la credibilidad de alguien o algo, entre otras cosas. Rompen el sistema con un fin distinto a mostrar su vulnerabilidad. Más info: https://es.wikipedia.org/wiki/Cracker
    Los piratas somos los primeros, los segundos son delincuentes.
    Más info: confederacionpirata.org

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »