Review Banshee: Truths Other Than the Ones You Tell Yourself

banshee-4x07

Viendo el vaso medio vacío, uno puede pensar que hemos perdido toda la temporada con la trama de un asesino en serie que ni nos va ni nos viene y que ésta ha acabado impactando sobre todo a un personaje, el de Veronica, cuyo destino tampoco nos preocupa demasiado. Viendo el vaso medio lleno, lo que requiere un ejercicio titánico, toda esa trama también ha salpicado alguna que otra escena interesante, como el cold opening de Innocent Might Be a Bit of a Stretch o el sincero cara a cara entre Brock y Hood de este último, y no nos va a molestar en el capítulo más importante de la temporada y de la serie, Requiem (4×08). ¿Comentamos Truths Other Than the Ones You Tell Yourself?

  • Episodio 4×07: Truths Other Than the Ones You Tell Yourself
  • Fecha de emisión: 13 mayo

Confirmado: la cuarta temporada no es lo que esperábamos y la trama del asesino en serie nunca debió suceder. Podemos disfrazar la verdad hablando de las buenas escenas que nos deja, como las que he mencionado unas líneas más arriba, pero dudo que a alguien le quede buen sabor de boca de todo este asunto. Como mucho genera indiferencia, que es un sentimiento en las antípodas de lo que suele transmitir esta serie. Que levanten la mano los que estaban preocupados por la vida de Veronica cuando Declan la tenía atada. Nadie, ¿verdad? No, ni siquiera los fans de Buffy o de Dollhouse, por mucho cariño que le cogiéramos a Eliza Dushku. Veronica Dawson llegó con la temporada avanzada y, por mucha pantalla que haya ocupado, su destino nos importa mucho menos que el personaje al que le tengamos menos cariño de los que llevan con nosotros desde el principio de la serie. Pongamos a Deva, por ejemplo.

El fiasco de la trama del asesino en serie se explica también en base a la exagerada figura de Declan Bode, convertido en una caricatura con sus cuernos, sus extraños rituales y su voz pausada. Además, a diferencia de otros grandes villanos de la historia de la serie, tipo Rabbit o Chayton, Declan no tenía una motivación concreta para sus fechorías, más allá de ser “el elegido del diablo”, un argumento de película de sobremesa de Antena 3 (siempre pilla Antena 3). Y tampoco es que nos hagan falta argumentos demasiado complejos: ni Chayton ni Rabbit los tenían, más allá de la venganza. El colmo de los despropósitos conecta con el punto de partido de la temporada, la (absurda) muerte de Rebecca. En su momento creí que era una decisión valiente, sospechando que la trama nos adentraría más en las rencillas entre los habitantes de Banshee, pero ahora creo que también fue un error porque la única explicación a esa muerte es que la bella chica amish estaba en el lugar equivocado en el momento equivocado. Demasiado pobre para la serie, demasiado injusto para Rebecca.

Para cerrar la ‘carpeta Declan’, entiendo que los guionistas han sufrido el recorte de la temporada, que pasó de 10 a 8 episodios, pero no puede servir de excusa porque nadie les obligó a introducirla. De hecho, la Hermandad nazi habría bastado como eje principal de la historia. Como he repetido con cierta insistencia -perdonad, pero me sabe mal porque adoro esta serie- la sensación que nos queda es que hemos perdido un tiempo muy valioso con las locuras de Declan que ahora no van a tener ni Burton, ni Sugar, ni Kurt, ni Deva, ni ninguno de los personajes a los que de verdad tenemos cariño.

banshee-4x07-1

La escasa herencia que nos deja la trama Declan es sin duda la escena de cautivero entre Brock y Hood. Cuando acabó la tercera temporada y supusimos por dónde iban a ir los tiros en la cuarta, muchos apuntamos al pasado de Lucas Hood y a su verdadera identidad como epicentro de ésta. Imaginamos escenas así, en las que Hood, harto de ser otra persona, confesaba finalmente quién era. La explosión de Lucas responde a la ansiedad acumulada en todos estos meses y a la (escasa) presión de Brock -un par de preguntas bastan- más que a las urgencias del cautiverio, ya que a nadie le pasaba por la cabeza que estos dos acabaran muertos. Sea como sea, es una escena fantástica, que sabe a final de serie y que revela la razón principal por la que Hood ha aguantado tanto tiempo en Banshee: le gustaba ser el sheriff. Básicamente, cuando comprobó que Carrie había pasado página tras sus 15 años de prisión, llevar la placa y la pistola se convirtió en la única motivación de su vida. Puede que sus métodos fueran discutibles, pero no se puede negar que fue un sheriff efectivo. Y que hizo justicia: la justicia hoodiana, como me gusta llamarla.

A Truths Other Than the Ones You Tell Yourself hay que agradecerle, pues, que se haya liberado de sus ataduras para ofrecernos un final de serie made in Banshee. Aparte de eliminar al molesto Declan, en este 4×07 también ha “liberado” a Calvin. El líder de la Hermandad nazi ha podido deshacerse de las cadenas que le unían a Watts y a Proctor, pero ha sido incapaz de mantener íntegra la única que le importaba, la de su familia. El verdadero Calvin ha hecho lo mismo que Hood, explotar, sólo que en su caso debajo no había un hombre profundamente herido, sino puro fuego, ira y un montón de tatuajes que definen su persona. La salvaje secuencia del lavabo es lo que esperábamos de él. Calvin llega en forma al último episodio.

La Hermandad, por cierto, ha sufrido el contraataque de Proctor. Burton le dijo a Calvin días atrás que, por su bien, esperaba no tener que volver a pasar por allí. No le hicieron caso y al final ha tenido que quitarse las gafas, que en el argot de Banshee es como cuando tu madre te amenazaba con “quitarse la zapatilla”. El efecto es igual de devastador. Por cierto, aunque soy de los que disfruta de las violencia en esta serie, celebro que el director de Truths Other Than the Ones You Tell Yourself haya rodado esa escena dándole la espalda a la pelea y se haya recreado únicamente en el sonido. La reputación de Burton ha permitido que cada espectador viera una pelea distinta.

banshee-4x07-2

Las otras dos tramas que saben a final de serie son las de Carrie y Job, dos personajes que han sufrido mucho en los últimos meses y que deben ocupar un espacio preferencial en Requiem. En el caso del informático, su guerra en Banshee siempre tuvo dos vertientes: la que le “obligaban” a luchar Hood y Carrie con sus asuntos particulares y la que él tenía contra su ego. Si por algo ha destacado Job en este tiempo, aparte de por tener una personalidad arrolladora y un gusto para la estética cuestionable, es por su desmesurada autoestima. De hecho, se ha quejado con amargura e insistencia de que un genio como él estuviera en un pueblo de mala muerte como Banshee. El asiático no sólo era el mejor hacker, también se creía y desmostraba ser el mejor hacker. Por eso, que Leo Fitzpatrick se marchara con su dinero, independientemente del dinero, era algo que no podía dejar pasar, porque fue él quien descubrió sus huellas en el Camp Genoa y el que lo condenó a la pesadilla que ha vivido estos dos años. Ver a Job vestido de Job y haciendo de Job, primero para Lucas y luego consumando su venganza, es un final decididamente satisfactorio para la historia.

También Carrie ha acabado explotando ante su psicólogo, en su caso para confesar que el origen de su “enfermedad incurable” está en que nunca fue fiel a Gordon. Carrie necesita pasar la página de su exmarido y, para ello, debe cumplir con el sueño del alcalde: limpiar Banshee de escoria como Proctor. Ese fue su cometido durante años, eso le acabó costando la vida y esa es la herencia que le dejó a Carrie. Puede que sea facilón recuperar el tema amoroso Carrie-Hood a final de temporada, pero no podemos esconder que no sólo forma parte de las raíces de la serie, es que ese amor es la chispa que prende la mecha de Banshee. Es ese amor el que lleva a Hood al pueblo, el que lo convierte en sheriff, el que mueve buena parte de las dos primeras temporadas de la serie y el que nos ha regalado seguramente sus mejores episodios. ¿Recordáis el maravilloso The Truth About Unicorns?

Tiren o no de ese hilo, acaben o no juntos, la audiencia se ha ganado una última escena íntima entre Carrie y Hood. Por supuesto, también se han ganado una última cacería juntos: la de Proctor. Hacia allí se encamina el final de una temporada que no pasará de correcta en líneas generales, pero que aún puede decir adiós a lo grande. Yo aún veo el vaso medio lleno…

Nota del autor
3.5
Vuestra nota
Review Banshee: Truths Other Than the Ones You Tell Yourself
2.83 (56.67%) 12 votes

Categorías: Banshee Reviews Etiquetas: , , ,

7 comentarios

  1. Michel

    Por fin un episodio 100% Banshee. Se han cerrado varias subtramas que estiraban y se hacñia algo molesto. Ahora solo queda cerrar la gran línea que es Kai Proctor y el futuro de Lucas Hood al igual que la ciudad de Banshee.

    Con ansias de leer la review 😉

  2. Irene

    En general, ha sido un episodio que no lo recordaré por ser gran cosa. De todas formas, últimamente no cojo los episodios con ganas y este no ha sido menos. Lo he visto, me he emocionado con alguna cosilla y, al final, viendo que lo del asesino en serie se ha quedado en un bluff monumental, me ha vuelto a dar el bajón con esta serie. Para ser una última temporada, me parece que están haciendo muchas cosas mal. No espero nada de la series finale, sólo que termine esta temporada, porque no le está haciendo ninguna justicia a la Banshee que hemos conocido durante tres preciosos y maravillosos años. Entiendo que las series evolucionan, esta lo ha hecho pero lo que vi hasta la tercera temporada me gustó y con la season premiere tuve buenas vibraciones, pero han jugado muy mal con los tiempos de la narración, dándole mucha coba a lo del asesino para que ¿acabe así? Y a lo mejor ni acaba, lo vuelven a abrir y parece que esto no va a terminar nunca. Veremos qué nos trae el último episodio la semana que viene.

  3. JB42

    A falta de un capitulo final que cierra la serie para siempre, puedo decir con claridad y rotundidad que han afrontado muy mal los tiempos narrativos de esta temporada, todo el rollo satánico que mató a Rebecca fue porque cree que el Diablo le dijo que lo hiciera y nada más. No hay motivo de mayor peso ni carga. Por una irresponsabilidad e imprudencia de Rebecca le costó eso de caer a manos de un grupo de perturbados que rinden culto al Satán y ya, nada más. Decepcionante.

  4. Enzo

    Totalmente de acuerdo contigo, Irene.
    Esta tercera temporada está siendo demasiado descafeinada, y la resolución del asesino en serie así ha sido.
    Que el eje central de la temporada acabe arrodillado sin poner oposición, en Banshee, es surrealista.
    Quizá el único episodio que me hizo recordar al Banshee que todos conocemos fue el de la semana pasada, el sexto. Incluía muchos de los elementos que definen el caracter de esta serie, pero ha sido un espejismo.
    Poco espero de este final de temporada. Hay frentes por resolver mu atractivos y tramas que merecen la pena, pero hagan lo que hagan es una temporada absolutamente prescindible.
    Muy decepcionado. Y es una pena.

  5. UPIRI

    De acuerdo con los anteriores comentarios que esta temporada no es lo mismo. Demasiado descafeinada. No pinta nada, tratándose del final, la inclusión de la trama satánica ni la inclusión del personaje de la agente del FBI (por cierto que personaje mas malo!).

    No pido que se peguen ostias todo el rato, bastante se han pegado ya, pero para esto que hubiesen hecho una temporada de tres capítulos donde se cerrasen las tramas y punto.

    La escena del Clint quitándose las gafas y la cámara deja de enfocar la pelea, me parece el resumen perfecto a esta temporada: un coitus interruptus.

  6. Better Call Jimmy

    Se han tardado demasiado con la trama de la secta, se debería de haber acabado al segundo episodio esta trama teniendo en cuenta que solo íbamos a tener 8 capitulos… ha sido uno de los peores errores en lo que llevamos de serie. Lo dicho, el cambio de localización para mi no es excusa para este bajón en un final de serie. Tambien, que sé yo, podrían haberle sacado más provecho al cartel colombiano con Proctor, que esto serie infinitamente mas interesante que el tema de la secta, que mínimo me dan ganas de llorar al recordar a los personajillos ahí reunidos para sacrificar a un personaje como Veronica, que personalmente me la suda lo que pase con ella. El ultimo episodio ya puede ser de 10 estrellas, de 12 o de un millón, no va a quitarme el mal de sabor que me ha dejado esta temporada donde podrían haber hecho las cosas MUCHO mejor.

  7. sofi

    Concuerdo contigo, los satánicos estaban de más. Lo que más destaco del capítulo fueron tres cosas:
    1.- Ver a Job ser de nuevo Job, hackeando el celular de la chica quemada en un dos por tres y teniendo su venganza, (llevándose el dinero e inculpándo a Leo)
    2.- Cuando se quita las gafas Burton para pelear contra los nazis y se hace un cameo de 360 grados y al terminar ya todos están muertos.
    3.- Cuando Hood le confieza la verdad a Brooke. Yo la verdad sabía que no le iba a confesar su nombre, pero pen´se que el pobre sherif terminaría muriendo al final por sercconocedor de la verdad.

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »