Recomendaciones Netflix: Bloodline

bloodline

La familia ha sido utilizada desde el principio de las series hasta convertirse en un tópico de la ficción televisiva. En ocasiones, la familia se nos mostraba como el núcleo principal de la historia, como el eje sobre el que giran el argumento y las tramas, y en otras como simple excusa o coartada para provocar que determinado capítulo o capítulos en determinada temporada aportasen algo renovador y entretenido a la historia global generando con ello más tramas y más conflictos.

Desde La Familia Monster, pasando por Bonanza o La Casa de la Pradera hasta Modern Family. Desde Falcon Crest hasta Los Soprano, desde Six Feet Under y Fargo a Orphan Black o The Affair y desde Médico de Familia a Cuéntame Cómo Pasó. En algunas, las más antiguas, el patriarcado marcaba el devenir de la familia, pero pronto los creadores y guionistas vieron el filón y el potencial de esas madres, a veces buenas, en ocasiones no tanto, a veces tímidas y apocadas y otras crueles o maquiavélicas… pero siempre fuertes. Y fue entonces cuando el matriarcado se impuso como uno de los mejores perfiles para dotar a los personajes femeninos de las series.

De la mano de NETFLIX nos llegó Bloodline creada por Glenn Kessler, Told A. Kessler (Los Soprano) y Daniel Zelman, autores los tres de la conocida Damages. Con estética de cine negro y ambientada en aquellos parajes tan cinematográficos y cargados de una atmósfera tórrida e inquietante (si se hacen bien las cosas, claro) como son Los Cayos de Florida, Bloodline ya va por su segunda temporada en NETFLIX.

Bloodline es la historia de una familia, los Rayburn, en apariencia modélica, y que con la excusa de conmemorar el 45 aniversario de la inauguración del hotel regentado por los padres, Robert (Sam Shepard) y Sally (Sissy Spacek), organizan una fiesta para reunir a toda la familia y amigos. Pero a esa familia le falta un miembro: el hijo mayor Danny (Ben Mendelsohn), la oveja negra y que, con su llegada, esa especie de armonía en la felicidad por la que transcurren sus vidas (a todas luces sospechosa desde los primeros minutos), se verá alterada y enfrentada a su pasado y a sus miserias.

La historia nos la cuenta John Rayburn (Kyle Chandler) a través de su propia voz en off. Lo que nos cuenta es pasado y la acertadísima storyline del cartel de presentación así lo confirma, además de descubrirnos la primera brizna de su personalidad: “No somos malas personas, pero hicimos una cosa mala”.

bloodline

John es el segundo de los hijos de los Rayburn, pero ante la falta de compromiso y el abandono del hogar de su hermano mayor, toma las riendas de la familia ejerciendo de eso, de hermano mayor pero sin serlo. John además es Policía del Condado, bien plantado, con un buen trabajo y siempre preocupado por los suyos. Lo podríamos definir como Don Perfecto. Es él el que acata sin rechistar la ilusión de su madre de tener a todos los hijos reunidos en ese día tan especial, y en particular a Danny, por el que ella siente debilidad e incluso algo de remordimiento que, intuímos, se debe a la falta de atención o a una mayor preocupación por él cuando las cosas se empezaron a torcer.

John, sabedor del papel que representa en la familia, acata los deseos de su madre y acude a reencontrarse con su hermano… sin demasiado entusiasmo. Y es que su hermano Danny está en otro mundo, en otra onda. Danny es un tipo desaliñado, con mal aspecto, y su paso por el lado oscuro de la vida le ha dejado huellas en su rostro. A pesar de ello, Danny parece un buen tipo, alguien que ha tenido mala suerte en la vida, un perdedor que se ha equivocado en muchas de sus decisiones. Danny cae bien desde el principio, es carismático, se deja querer.

john-y-danny

Mientras su hermano John espera a Danny vemos a la familia en la playa, a las puertas del hotel, disfrutando de juegos, riendo, pasándoselo bien ante la mirada feliz de los padres que disfrutan tanto como si ellos mismos estuviesen participando de esos juegos. Pero su expresión nos lleva más allá, lo que sienten va más lejos, lo que transmiten es el orgullo por su familia. La Familia. No en vano, en la estancia principal de la casa hay una pared plagada de cuadros con fotos familiares. La cámara se recreará varias veces con ellas para demostrar hasta qué punto esa unión, ese afán por afianzar y realzar al grupo, ha podido transformarse en algo obsesivo para todos ellos, tanto que su peso les haya podido llevar a tomar decisiones erróneas y en ocasiones crueles.

El autobús para, se abren las pertas y Danny no está para las malas caras de su hermano John. Le hemos visto bajarse antes y mandarlo todo a la mierda, incluso ha tenido que escuchar ciertos reproches que le hacía una mujer, más o menos de su edad, sentada tras él. ¿El recuerdo de un pasado sin resolver? ¿Una alucinación por algo mal hecho? Mientras Danny va a sacar un billete para volverse, encuentra a un antiguo amigo, una mala compañía al que le cuenta que tiene un problema, algo gordo: debe dinero a gente muy jodida que se lo prestó para poner en marcha su propio restaurante. Fracasó y ahora tiene que pagarles.

danny-con-su-amigo

El amigo le dice que tiene entre manos un buen negocio y viéndole su expresión y la del propio Danny, no hace falta saber de qué tipo de negocio le está hablando. La posibilidad que ahora se le brinda a Danny le hace recapacitar y decide quedarse. Así que con esas aparece en la casa familiar para sorpresa de todos, incluido John, que ya había informado de la no llegada de su hermano para decepción de la madre. Cuando la matriarca lo ve llegar, muestra en su rostro una alegría nada contenida… que nada tiene que ver con el gesto torcido que muestra el padre.

Los primeros abrazos, los primeros besos, dan paso a las primeras reacciones. A la ya expuesta reacción del padre cuando le ve, se manifiestan la de los otros dos hermanos: Meg (Linda Cardenelli) y Kevin (Norbert Leo Butz). Meg pasa por ser la niña mimada, aquella a la que el padre le facilitó una carrera de abogado en una prestigiosa universidad y que ahora, entre otros casos, se ocupa de los asuntos legales del negocio familiar. Meg es novia del Jefe de Policía del Condado, Jefe de John. Es una relación que lleva más de cuatro años y en la que él está considerado ya como un miembro más de la Familia. Cuatro años en los que ella no se ha planteado casarse con él. Y es que algo no funciona en esa relación. Meg mantiene una postura de imparcialidad con respecto a la vuelta de su hermano Danny, aunque a veces suena a indiferencia, mientras que Kevin muestra toda su hostilidad. El perfil del hermano menos es el de un tipo desequilibrado y violento que ahoga sus frustraciones en el alcohol.

Y aquí es donde empieza la historia. La verdadera historia que no es otra que la que vemos, por más que alguno o algunos intenten hacernos creer lo contrario. Y en los siguientes capítulos iremos viendo el devenir de los sucesivos conflictos de cada uno de los personajes, que ya os anticipo que hay muchos y variados.

Los creadores y directores de la serie utilizan la atmósfera agobiante y espesa de Los Cayos de Florida para meternos de lleno en cada trama, en cada capítulo. La estética de la serie me recuerda mucho a la de The Affair, con preciosos paisajes que contrastan con unos personajes complejos y convulsos. El que en Florida haga sol podría parecer a priori un inconveniente para transmitir ese agobio, pero parece que este hándicap no ha impedido a los realizadores mostrarnos lo más angustioso de los personajes en muchas de sus escenas. Si hay algo que refleja bien esa angustia es que en las escenas con una buena carga de dramatismo, ellos y ellas, en distintos interiores, sudan y se quejan (un guiño muy curioso éste) de que el aire acondicionado no funciona. Y es que si hay algo que muestre más fielmente la angustia es el sudor.

Otro recurso que también se emplea con frecuencia y que tiene que ver directamente con el guión son los saltos en el tiempo para irnos revelando con cuentagotas aquellos aspectos y situaciones que permanecen escondidos y que afectan a los miembros de la familia. Especial atención debemos prestar a que cuando entra el narrador (John) que nos cuenta la historia mediante su voz en off, todo lo que veremos se corresponde a un tiempo pasado. En ese tiempo incrustarán flashforwards que, aunque supongan un salto en el tiempo hacia delante, lo hechos seguirán estando en ese pasado. Y lo hacen bien, muy bien. Unas escenas decoloradas y con un sutil tinte azulado nos revelan que nos encontramos en un salto hacia delante.

Por el contrario los flashbacks, también frecuentes en la narrativa y que serían algo así como el pasado del pasado, nos llegan a través de los recuerdos o ensoñaciones de los propios personajes. Nada es gratuito aquí. Cada plano, cada escena, cada secuencia, nos irá revelando a pinceladas aspectos de la trama desconocidos para nosotros. Una estructura tejida con maestría para que nosotros vayamos desmadejando poco a poco el nudo de la historia.

Cierro con esta frase en off de John al finalizar el capítulo piloto:

Siempre había pensado que lo mejor que me había pasado en la vida era ser un Rayburn. Ahora ya no estoy tan seguro. Voy a contarlo todo, aunque no sea agradable pero es la verdad. Nos vimos obligados a hacerle eso a nuestro hermano. Por favor, no nos juzguen. No somos mala gente, pero hicimos algo muy malo.

¿Le creemos? Habrá que ver Bloodline…


Categorías: Opinión Etiquetas: , ,

6 comentarios

  1. YoMismo

    Serie totalmente recomendable. Enhorabuena por el artículo, en el que ya has dicho todo sin haber hecho ningún spoiler, yo por mi parte animo a todo el mundo a ver sus dos temporadas porque no se arrepentirán. Kyle Chandler, Ben Mendelsohn y Sissy Spacek se marcan unos papeles excepcionales.

    • Muchas gracias!! Estoy de acuerdo contigo. Es una serie donde no sólo te atrapa la historia (que es muy buena), sino la forma de hacerla también. Pocas veces el guión y la realización suelen ir de la mano poniendo en imágenes lo escrito, traspasando a la pantalla los párrafos descriptivos del papel para lograr una atmósfera, un dramatismo y una intensidad que provocan un resultado tan magnífico como este.

  2. Carmen Carretero Gómez

    Estoy totalmente de acuerdo con vosotros a mi me encantó estoy deseando que pongan la tercera temporada en Netflix España un saludo

    • Hola Carmen. En esas andamos todos….a la espera. Eso sí, para las siguientes la cosa se ha complicado y mucho. Y es que al parecer el Estado de Florida ha puesto fin (por llegar a su vencimiento) a las subvenciones para las producciones. ¿Renovaran las ayudas? no se sabe, pero en el caso de que no mal futuro le auguro porque cambiar Los Cayos por otra localización sería un cisco y acabaría con el principal soporte de la historia.

  3. Amber

    A mi me encantó la primera temporada, pero la segunda empieza sin un refrito de toooodo lo que pasó y me perdí un montón… la dejé aparcada de momento. A ver si me animo, pues la primera me pareció muy muy bien hecha, y el actor Ben Mendelsohn me pareció enorme.

  4. JeanPG

    Excelente serie hermano. Estoy terminando la primera temporada. Un dramon bien hecho.

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »