Pilotos de otoño: El Exorcista

El Exorcista

“Qué magnifico día para un exorcismo”, debieron pensar Jeremy Slater (El efecto Lázaro, Los 4 fantásticos) junto con el equipo de la FOX cuando decidieron realizar esta nueva serie basada en el universo de El Exorcista. La novela y posterior película de William Peter Blatty marcó a toda una generación con momentos que perdurarán en la historia del cine y que han quedado grabados en la conciencia colectiva. Por lo tanto, en esta época en que el espíritu de las obras pasadas parece haber tomado el cuerpo de la mayor parte de productores, parecía inevitable que le llegara la hora a este best-seller de los setenta que se llevó a la gran pantalla consiguiendo el mayor éxito en su género hasta la fecha. ¿Este ritual de resurrección de otra vieja gloria ha sido un éxito, o se suma a la lista de tantos intentos fallidos, como sus no dos sino tres secuelas, que nos producen arcadas espesas y verdosas? Con más de la mitad de la primera temporada ya emitida, podemos proceder a valorar esta nueva serie sin miedo. Al fin y al cabo “Mirabile dictu”. ¿No estáis de acuerdo?

Como comentaba anteriormente, el panorama actual se encuentra repleto de ejemplos de series y películas míticas que se han retomado con la expectativa de tener ya una parte del público asegurado y volver a hacer caja contando con una mano ganadora desde el primer momento (Disney, ejem). El contar con una temática conocida, ayuda a presentarnos una idea que se enmarque en un universo familiar y les permite ahorrar en explicaciones a los guionistas. En los casos donde se va más allá del reboot (el volver a contar la misma historia en una suerte de reseteo), esta vuelta al pasado suele estar motivada por las oportunidades que ofrecen las técnicas actuales, impensables cuando se realizaron los originales, o bien la capacidad de profundizar en las historias, al poder extender su desarrollo en el tiempo dentro de nuestro formato favorito: la serie.

Hablando de esto, se me viene a la cabeza Fargo, donde la actual serie iguala (sino supera) en calidad a su predecesora, mostrando nuevos personajes y tramas memorables que se enmarcan en la homónima localidad de Dakota del Norte; recordándonos en todo momento a la joya de los hermanos Coen, pero yendo más allá. El Exorcista parece querer aspirar a algo parecido, renovando la producción de algo que a día de hoy vemos sofisticado al compararlo con ese estilo tan propio de época del original, pero manteniendo su recuerdo a cada minuto. Quizás cada obra sea fruto (o más bien semilla) de su tiempo…

Marcus

Al leer la palabra “Exorcista” son muchas las sensaciones que nos abordan. Las campanas tubulares resuenan en nuestra cabeza, en una inquietante melodía que nuestro cerebro mezcla con frases salidas de tono y en idiomas antiguos, provenientes de la boca de esa niña endemoniada, que se nos enseña de una forma nunca vista antes en el celuloide. Puede que muchos no recordéis su argumento, o ni siquiera hayáis visto completa la película, pero El Exorcista siempre será el padre Karras. Muchas otras vinieron después tratando este fenómeno sobrenatural, pero es indiscutible que pocas han calado o conseguido entrar directamente en la cultura popular como lo hizo ésta.

La particular visión y carácter del director William Friedkin lograron, además de enemistarse con Blatty (el escritor y guionista) y dar más que un mal rato a los actores, romper moldes en un accidentado rodaje. La serie sin embargo quizás haya pecado de conservadora, ciñéndose a esa iconografía ya creada, si bien esperada, sin resultar revolucionaria en un tema, al que por otro lado ya se han dado más vueltas que a la cabeza de la propia Regan.

El Exorcista – Elenco

El exorcista en este caso es el padre Marcus (Ben Daniels; House of Cards), quien ha consagrado su vida a la persecución de los demonios que se encarnan en la piel de pobres desgraciados, además de perseguir sus propios demonios internos, esta vez de una manera menos literal. Estos antiguos rituales, sin embargo, no son juego de niños, y el fatal desenlace de uno de estos casos consigue minar su confianza y la que el Vaticano tenía depositada en él, dejando de lado por un tiempo su dedicación. La historia nos lleva a otro cura no menos atormentado, el padre Tomas (Alfonso Herrera; Sense 8, Rebelde Way), quien proveniente de una humilde familia latina y mantiene una completa devoción por sus feligreses. Es precisamente cuando una de los miembros de su rebaño, Ángela Rance (Geena Davis; Beatlejuice, Anatomia de Grey), le pide ayuda para la amenaza ultraterrena que sufre su familia.

De esta forma, se verá envuelto en una trama que le hará plantearse su manera de entender el sacerdocio y sus propias creencias. Marcus y Tomas cruzarán sus caminos, unidos por las circunstancias y mostrando un interesante desarrollo capitulo a capitulo. Y al igual que una posesión, la trama se va complicando gradualmente a lo largo de esta primera mitad de la temporada en la que Ángela será testigo de cómo su familia se ve sometida a la influencia de un ser maligno. Afectando principalmente a sus dos hijas Kat (Brianne Howey) y Casey (Hannah Kasulka), los sucesos se producen bajo la impotente y confusa mirada del padre de familia, Henry (Alan Ruck), quien se encuentra parcialmente incapacitado por un accidente. Todo esto se enlaza con la relación con la Iglesia y la inminente visita del Santo Pontífice que tiene a los demonios frotándose las pezuñas (¿o no?).

¿Qué podemos esperar de esta serie? Me preguntáis, en forma de un montón de voces dentro de mi cabeza. Pues antes de que me sigáis atormentando o me lo repitáis en latín, os lo diré. El Exorcista no es una serie de terror que busque el salto fácil (para eso tenemos a Scream), que explore el género de terror para sorprendernos con algo totalmente nuevo (os remito en ese caso a American Horrror Story), o que nos muestre vísceras y gore por doquier (ahí nos podríamos ir a Ash vs Evil Dead)*. El Exorcista es suspense. Es atrapante. Es un hálito de nostalgia, que se sostiene un tenso hilo de plata donde se engarzan un gran desarrollo de personajes bien interpretados, los justos efectos visuales dentro de una bastante acertada estética, y por supuesto posesiones. Sin contar más de lo debido, las escenas de posesión son realmente buenas. Es una serie adulta, aunque en mi opinión no peca de pretenciosa. Es un espectáculo que como esa banda sonora de Mike Oldfield va in crescendo. Y eso es nuestra bendición, pero también su castigo.

Exorcizada

El género de terror no ha sido nunca mayoritario, y así lo demuestra la tibia recepción que tienen en su mayoría y como pocas series de este genero superan la renovación. Si bien sus críticas son en general positivas (8,3 en IMDb, 77% en Rotten tomatoes), el bajo número de espectadores ponen en peligro la llegada de una segunda temporada. De ser cancelada, esperemos que al menos nos ofrezcan un cierre digno. Sin embargo, quizás el mal presagio haya llevado a los actores a declarar actividades paranormales en el set de rodaje y como probablemente parte de una estrategia para atraer la atención mediática, como pasó con los accidentes que se sucedieron durante la pelicula original. Por si acaso yo me equipo con mi crucifijo, agarro mi biblia, le pego un trago de agua bendita, y me santiguo rápidamente para ahuyentar a los diablos de las audiencias antes de despedirme, no sin antes recomendaros El Exorcista encarecidamente si sois amantes del género y queréis pasar un rato de miedo.

*O que nos duerma, que para eso tenemos a TWD. Perdonadme por esto último, pero Tenía Que Decirlo.


Categorías: Opinión Etiquetas: , ,
Loading...

4 comentarios

  1. Merrin

    La serie cuenta con una gran cantidad de características que podrían hacerla triunfar. Un casting muy sólido en el que sólo flojea el cura hispano y chirría Geena Davis. Cuenta con tres actores realmente carismáticos (demonio, cura irlandés y posesa).

    Pero está cometiendo fallos graves. Si algo caracteriza a un gran malo es su capacidad para la perversión. Y no me refiero a la sexual, que también. Sino a su capacidad para convertir los logros de sus rivales en herramientas de sus objetivos. O la bestialidad. Cuanto más si nos referimos a un malo por naturaleza como es un demonio.

    El otro gran error es de guión. Tiene algunos golpes bastante buenos que se están infrautilizando. No escribo cuáles para no estropear nada pero en general los buenos sufren poco para conseguir cosas o los espectadores para llegar a conocer ciertas perturbadoras revelaciones.

    Dentro de este género Apparitions de la BBC estuvo realmente bien. Esperemos que El Exorcista remonte porque esta ficción impresa en las pesadillas de toda una generación lo merece.

    • Gracias por tu comentario Merrin. A mi tampoco me convence mucho Geena, el cura hispano normalito; pero como dices, los otros tres son excelentes, especialmente el cura. La escena del tren es de lo mejor que he visto ultimamente en el género, tanto en cine como TV. Si has tenido oportunidad de ver el 1×06, creo que desvela que el demonio no es ni el único, ni, posiblemente, el peor malo de esta serie… Por cierto, no he visto Apparitions, me la apunto 😉

      • Merrin

        Realmente brillante lo del tren y las miradas que de vez en cuando pone la chica. Voy a por el séptimo.

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »