Netflix salta del barco de Marco Polo

marco-polo-iz No es noticia que cancelen una serie. Pasa cada año muchas veces, en especial entre las networks. En cambio, sí lo es que Netflix haya decidido no seguir con la producción de Marco Polo, cuyas aventuras morirán en la segunda temporada. Y es noticia porque, hasta ayer, Netflix era el único “canal de televisión” del mundo en que sus series duraban como mínimo tres temporadas. Hemlock Grove tuvo tres y Bloodline tendrá tres, por citar dos de sus series menos exitosas. Marco Polo tendrá, por lo tanto, el dudoso honor de haber sido la primera baja prematura del gigante mundial de la televisión en streaming. A menudo citamos a la audiencia como principal culpable de la cancelación de nuestras series favoritras, pero en Netflix esos números no son tan determinantes por aquello de que se mantiene por las cuotas de sus suscriptores. Además, según habían explicado desde Netflix, Marco Polo interesaba especialmente por su popularidad en Europa y (sobre todo) en Asia, donde había captado la atención del mercado chino, un territorio inexplorado todavía para la empresa de Los Gatos. Por otro lado, la crítica también estaba al lado de la ficción creada por John Fusco y protagonizada por Lorenzo Richelmy. Ni la crítica, ni la audiencia, ¿entonces qué ha acabado con Marco Polo? Aunque el canal no ha entrado en detalles de la cancelación, todo apunta a que ha sido determinante su colosal coste, que se calcula en unos 100 millones de dólares por temporada. Para que os hagáis una idea, eso es más o menos lo que invirtió HBO en la última temporada de Game of Thrones, la más ambiciosa en ese aspecto. No compararemos. Por otro lado, también habrá importado que la serie, a diferencia de otras compañeras de canal menos costosas como Narcos o Madres Forzosas, apenas generara “ruido” en redes sociales. Marco Polo pasaba desapercibida en exceso, sobre todo si tenemos en cuenta una producción tan ambiciosa que habría reportado pérdidas a Netflix, según datos no oficiales, de más de 200 millones de dólares. Conclusión: Marco Polo no atraía suscriptores, no ofrecía visibilidad al canal y era terriblemente cara. Por eso Netflix ha saltado del barco.


Categorías: Noticias Etiquetas:

4 comentarios

  1. Teminjin

    Pésima noticia. Marco Polo era una producción brillante en todos los aspectos y sin fisuras. Se notaba la pasta invertida en cada fotograma. Recordaré una escena genial de manera especial: Los pájaros ardientes. Abucheos para Netflix.

  2. Marc

    Una pena. Sin duda está en mi TOP 3 de “Netflix Originals” y es una de las principales razones para que me suscribiera en su momento.

    No mola Netflix, No mola.

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »