Billions: El arte de la guerra, versión Wall Street

billions

¡Hola Todoseriers! Hoy vamos a hablar del oscuro mundo de las Finanzas. Y es que este domingo ha vuelto Billions y con ella regresamos a Wall Street y sus bajos fondos. Sé que nos quedamos a medias con las reviews y, antes de continuar, tengo que entonar un mea culpa. Como ya os conté, mis circunstancias personales no me permitieron continuar con ella, pero no por eso abandoné la serie. La terminé y creo que es un buen momento para echar la vista atrás antes de sumergirnos en esta lucha de gigantes, como dijo el gran Antonio Vega. A partir de aquí hay spoilers del tamaño del ego de nuestros protagonistas.

Billions es la historia de una guerra de despachos y lugares oscuros, una batalla en la que el bien y el mal no están definidos cuyo contexto es el capitalismo llevado al extremo. La serie narra cada jugada, cada paso que toman dos hombres que, más que personas se parecen al hombre de hojalata del mago de OZ, seres que perdieron su corazón, que hipotecaron su alma a un precio elevado. Y este conflicto no sólo afecta a sus protagonistas principales, Chuck Rhoades y Bobby Axelrod, sino también a sus familias y a los que le rodean.

acuerdo

Cada episodio somos testigos de las maniobras de ambos, de sus conversaciones, de sus golpes en la mesa y su estrategia. Somos espectadores de la manipulación, del chantaje, de los planes secretos, avances y retrocesos mientras nos tientan. Porque en esta serie no puedes permanecer ajeno. O eres #teamaxel o eres #teamchuck. No hay medias tientas ni treguas. A estas alturas ya sabemos que no habrá bandera blanca. Van a todo o nada.

Os preguntareis por quien he tomado partido. Pues ni por uno ni por otro, y os explico por qué. Aunque la historia de Axel parece más atractiva que la de Chuck, y Axel se ganó parte de mi corazoncito con pequeños detalles como sus gustos musicales, su forma de vestir y de expresarse, en ocasiones dan ganas que reciba de su propia medicina. Se aprovecha de una situación dramática para amasar una fortuna. Imaginad que todos vuestros compañeros de trabajo mueren en el 11 S y vosotros os dedicáis a invertir el capital de la empresa y os hacéis multimillonarios. Sí, invierte parte de ese dinero en obras sociales pero también especula con él.

axel

Axel amasa su fortuna por medio del tráfico de influencias. Sin embargo, su patrimonio va más allá del dinero, los coches y las mansiones. Estamos hablando de un bien intangible tan valioso como el material: La buena imagen, el prestigio, el reflejo del sueño americano, de un hombre que lo perdió todo y hoy goza de una reputación envidiable. Ésta es su propiedad más preciada pero también su talón de Aquiles: Lo que le queda cuando se retira la careta, lo que hay detrás de la máscara. Nuestros protagonistas, como un Dorian Gray moderno, van cometiendo actos de todo tipo, pero hay temor e inseguridad de ver en lo que se han convertido, el reflejo en los ojos de los que quieren. Son monstruos de Wall Street que quieren parecer reyes.

La bestia que mira directamente a los ojos de Axel es Chuck Rhoades. Con Chuck me ha costado empatizar. Ha tenido que llegar la escena final, el climax que se forma en esa sala desvalijada para, por fin, empezar a aplaudir a ese hombre que ha perdido una batalla pero no renuncia a la guerra. La reina ha desaparecido de su tablero de ajedrez y se presenta dispuesto a permanecer en pie hasta el último suspiro, porque como en Los Inmortales solo puede quedar uno.

chuck

Chuck cuenta con todos los recursos que le brinda la Ley y aún así se mueve en sus márgenes, en las interpretaciones y en las medias verdades. Puedo no estar de acuerdo con alguna de sus acciones, pero bien es cierto que cuando actúa como brazo duro de la Ley lo hace con personas que se lo merecen, como Spyros o el Juez Federal al que se enfrenta. Sin embargo, en otras ocasiones puede parecer desmesurado. No obstante, pensad en la indignación que nos produce cuando un delito financiero termina con una multa o penas mínimas. En Billions más te vale no cometer ningún delito, o al menos no lo hagas en el distrito de Chuck Rhoades.

spyros

El problema de Axel y Chuck es la motivación y la doble intencionalidad en su comportamiento. Todo parece albergar un interés, hasta la solidaridad o el altruismo parecen contaminados. Son dos hombres expertos en la manipulación y el chantaje, con una ambición desmedida y un ego del tamaño del Teide. 3718 metros de orgullo y presencia arrolladora que esconde miedos, inseguridades y demonios.

Con todo esto, yo decidí tomar partido por una opción secundaria. Me declaro #teamwendy y abanderada de su causa, de esa mujer desengañada, culta e inteligente que decide tomar las riendas de su vida a bordo de un Maserati, cinco millones de dólares y una nueva perspectiva laboral. Durante toda la temporada vemos a Wendy Rhoades en una situación muy delicada como esposa de Chuck y terapeuta versus confidente versus amiga versus ¿Ex amante de Axel? Puede ser. Además es el centro de los celos de Tara, la esposa de Axel. Pero si algo me gusta de Wendy es como reafirma su identidad y su independencia, su sentido de la lealtad y el compromiso, y como se aferra a quien es ella, a sus logros y a la lucha por sus objetivos. La estrategia de convertirse en Suiza entre Alemania e Inglaterra no salió bien pero ahora se abren nuevos caminos para ella y estoy deseando ver que le depara la siguiente temporada. Además, y tengo que decirlo, sus vestidos con cremallera a la espalda son lo más sexy que hay en Billions. Es la prueba de que menos es más (Vale, ya callo a mi lado fashion).

wendy

Los secundarios en Billions son muy atractivos y sus tramas son tan interesantes como la principal. Los escuderos de Chuck y Axel son brillantes, tanto en sus diálogos como en intencionalidad. Los equipos de ambos están formados por personajes que orbitan alrededor de ellos, pero que despiertan la misma curiosidad. Hay algunos que se mueven en la sombra mientras que otros expresan abiertamente lo que quieren conseguir y los apoyas en su ambición, en su carrera profesional o en su más absoluta sinceridad. A Lara no la termino de tragar con su aire de “Soy una mujer guapa y luchadora y además nueva rica” pero es que todos no me pueden caer bien.

lara

De estas historias paralelas hay mucho que contar. Bryan Connerty y su química con Chuck, su “romance” con Kate y con su mirada final que nos deja pensado que decisión va a tomar, si en algún momento le veremos al otro lado. La ambiciosa Kate que parece tener el don de la oportunidad. Bach, el típico abogado de empresa que no juzga y vende su conciencia a precio de oro. El padre de Chuck y sus observaciones, su propio juego y sus conceptos sobre la vida y los negocios. Mick (Hola Meechum) y su ametralladora. Dolar Bill Stearn y su doble vida, su aguante en el interrogatorio y su ficticia discusión con Axel. Hall moviéndose en las sombras. El periodista que busca una historia y no le importa de donde venga. Pero sobre todo dos personajes me engancharon: La trama de Donnie y, sobre todo, Wags. Su humor, sus opiniones, su presencia, su sonrisa de medio lado. Ya sabéis: Del culo a la boca, te guste o no.

wags

¿Y qué me decís del sexo? El sexo está presente en toda la serie y aunque a veces sea algo gratuito me gusta como lo reflejan cuando Axel lo utiliza para chantajear a Wendy porque demuestra lo hipócrita que es aún la sociedad en determinados temas. Las trilogías de “50 sombras de Grey” y “Pídeme lo que quieras” son Best Sellers pero nos rasgamos las vestiduras con determinadas prácticas sexuales, o en este caso es porque una mujer busca artículos de bondage o entra en páginas de temática sado. Axel, al que hemos visto desnudo en la serie varias veces, el que no tiene pudor, la chantajea con temática sexual y lo intenta con Chuck aunque éste sorprende al fotógrafo en un club sado. Hay que ser hipócrita.

Temas aparte, en Billions hay diálogos brillantes y ese tipo de tensión que nos pega a la pantalla. Es entretenida y vibrante y os recomiendo a todos que le hagáis un hueco en vuestra apretada agente de seriefilos. La segunda temporada está comenzando así que es buen momento para ponerse al día. Afilad las armas y pensad bien en la estrategia porque la batalla continua. A por la toma de Wall Street.

Pd.: No penséis que me he olvidado de la banda sonora y la presencia de METALLICA. Los hay afortunados.


Categorías: Billions Opinión Etiquetas:
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »