American Crime Story: la primera temporada, a juicio

American Crime Story

Si algo tienen en común Ryan Murphy y O.J. Simpson es que ambos son monstruos… mediáticos. Trás los éxitos de crítica y publico de American Horror Story y Glee, el último proyecto del productor estadounidense sorprende por su verosimilitud y calidad. En él, subtitulado The People v. O.J. Simpson (El pueblo contra O.J. Simpson) nos detalla cómo tuvo lugar, desde muy diferentes perspectivas, el proceso judicial y mediático en que se acusaba a este famoso jugador de fútbol americano y actor de raza afroamericana de asesinar a su exesposa y su novio en lo que muchos han llamado el juicio del siglo. Sin duda, esta primera temporada ha servido como vista preliminar para esta nueva antología de tono más formal y realista que su estridente y desquiciada hermana mayor. Pero como dicen en América: “la manzana no cae lejos del arbol”. Así que mientras la televisión española se llena de otros juicios, su señoría, permitidme que exponga con detalle este caso antes de ejercer vuestro veredicto… ¡se abre la sesión!

Como un fiscal novato me subo nervioso al estrado de Todoseries en mi primer artículo para exponeros los hechos. Puede que como a mí, el nombre de Orenthal James Simpson os traiga a la mente a personajes amarillos de humor agudo en dos dimensiones. Sin embargo, este personaje es mucho más oscuro en varios sentidos y es (y era) considerado toda una celebridad al otro lado del charco. Aunque no tanto por unos méritos que habrían pasado únicamente a la historia del deporte o el entretenimiento de esa nación de naciones, sino de la historia legal… y bueno, del entretenimiento en formato informativo. Este proceso judicial, que duró mas de un año, fue seguido con más interés por los medios americanos que la vida de Belen Esteban en nuestro país (así es amigos, antes de ver la paja en el ojo ajeno… aunque el amarillismo queda patente con ciertas referencias a los Kardashians, la familia de uno de los protagonistas y trash del más puro estilo Sálvamero). Basada en el libro de Jeffrey Toobin The Run of His Life: The People vs O.J. Simpson, todo este proceso nos viene recogido en diez gruesos capitulos guionizados magistralmente por Scott Alexander y Larry Karaszewski, con unas actuaciones grandiosas y una producción sobresaliente.

American Crime Story, persona v. personaje

Se oye un protesto en la sala. Es cierto, me he dejado llevar. Aunque su calidad pueden ser más hechos que opinion, cuando encontramos notas como un 8,5 en IMDb, un 97% en Rotten Tomatoes o sus 9 Emmys ganados y otros 10 nominados. ¿Qué hay más evidente que eso? Y ahora déjenme llamar al estrado a Sarah Paulson (AHS), John Travolta (sobran referencias), Courtney B. Vance (Law & Order), Cuba Gooding Jr (AHS), David Schwimmer (Ross en Friends) y Sterling K. Brown (Person of Interest). Creo que ya tenemos al estrado bastante lleno, aunque tengo más… Lo que destaca ante todo no es únicamente la calidad interpretativa de estos actores, sino el esfuerzo que se ha realizado en caracterización de los personajes y recreación de los hechos. Como lego en el tema, tras la serie visualicé un documental reciente y en ocasiones me costaba diferenciar persona y personaje, escena real de captura.

Alzo la vista al jurado popular y veo caras de incredulidad, que aún no os he convencido. Pues sí, a pesar de tener todas las evidencias a mi favor, no hay que dar el juicio por ganado. ¿Y si a mi la historia de Estados Unidos no me interesa? ¿Diez capítulos sobre un juicio no parece un veredicto claro de aburimiento? ¿Aquí no salen dragones? Esas son las preguntas que parezco adivinar de las caras del público… y no me gusta vuestra actitud, jovencitos. Aunque a diferencia de un jurado popular, en los States si seguís aquí es porque os interesa, así que voy a alinear mis papeles contra la mesa y a serguir con mi argumentación. Creedme cuando os digo que cuesta creer que esté basado en hechos reales. La realidad en este caso superó a cualquier guionista que pudiera imaginar bebés bailones en la mente de una abogada soltera (Ally McBeal, por si eres el Capitan América). Los giros de la trama, las acciones increíbles de ciertos protagonistas, los elementos y momentos icónicos que se desarrollan a través de la serie, no tienen nada que envidiar en nivel de excentricidad a los que podemos encontrar en American Horror Story.

American Crime History, Times

Puesto que esta es una temporada autoconlusiva, quiero que este artículo sirva como opinion, aunque también review. Así que a partir de aqui, aviso, vienen SPOILERS. Spoilers que por otro lado podéis encontrar buscando cualquier enciclopedia o medio informativo de la época. Pero el que avisa no es abogado defensor. Vaya, ya me estoy posicionando…

El caso en cuestión es que de una forma sospechosa se encuentra a una mujer (blanca) violentamente muerta junto con un amigo suyo en la puerta de su casa en un barrio rico de Los Ángeles de mediados de los noventa. Los detectives que acuden a la llamada reconocen a la mujer, una pequeña celebridad al ser la exesposa de O.J. Simpson (Cuba Gooding Jr), un referente negro en una sociedad estadounidense en que aún parecía imposible nombrar un presidente de color. El sangriento rastro les lleva de un Ford Bronco blanco que había perdido su mácula a la habitación del famoso deportista cuando van a reportar la muerte. Pruebas que, de no haber ido en contra de un adorado ídolo de masas, habían provocado un inmediato arresto. Pero al igual que habría pasado aquí con un Cristiano Ronaldo, la policía no supo actuar acorde a lo establecido, y menos cuando ya la prensa se hacía eco de lo sucedido.

American Crime Story, the Juice

Tras decidirse a apresar al único sospechoso del doble asesinato, que ya había contratado a un peculiar abogado de Hollywood (Robert Shapiro, que tiene un nombre tan cool como Max Powers e interpetado por un casi irreconocible Travolta), sin saber muy bien cómo, O.J. había huído. Junto a uno de sus pocos amigos de raza negra comenzaron una larga persecucion policial, en otro Ford Bronco blanco, que el último habia comprado en un ataque de culoquierismo hacia su idolatrado compañero, mientras el original se mantenía ensangrentado de evidencias en el depósito de la policía. Amenazando con pegarse un tiro en directo, tras dar un sinfín de absurdas idas y venidas y peticiones que se retransmitían por todos los estados como si una tipica pelicula de acción se tratara, el sospechoso se entrega. Ah, aquí comienza la enjundia.

El equipo que representaba al pueblo, encabezado por Marcia Clark (Paulson en otra muestra más de su polifacético repertorio), intentan comenzar un proceso que pasará de ser el ajusticiamiento de un crimen a un plebiscito sobre si la Policia de los Ángeles trataba de manera desigual a la población de color en una convulsa ciudad. El equipo de la defensa, un dream team al que se incorporan toda suerte de curiosos abogados, a unir al ya de por sí peculiar Saphiro, acaba liderado por Johnnie Cochran (interpretado por el ganador de un Emmy C.B. Vance). Esta personalidad a favor de los derechos de los negros conseguirá dar esa vuelta al juicio transmitiendo una historia que pondrá a los medios y al jurado de su parte, desestimando todas las pruebas acusadoras que van perdiendo fuerza de por sí.

Cuando tus muestras las ha tomado un policía que colecciona reliquias nazis y con grabaciones donde asegura que negros y mexicanos estarían mejor muertos y que disfruta dislocando miembros cual Bolton. Cuando los guantes que suponen tu mejor baza no ajustan en las manos de tu sospechoso. Cuando tu fiscal principal no es tomada en serio por su género y su vida privada se ve aireada en los medios, mientras un fiscal segundo novato (Christopher Darden, magistralmente personado por Sterling K. Brown) paga con el caso sus inseguridades. Cuando la mayoría de tu jurado es de color en un asunto que se ha convertido en un asunto emocional, en que todo es o blanco o negro, y no de justicia frente a unos individuos. Cuando todo eso se junta, no hace falta saber que tras ese año de proceso, el jurado sólo necesitó cuatro horas para encontrar a este hombre inocente.

American Crime History, defensa

¿Acaso lo era? Para ellos, lo importante es que la fiscalía no había podido demostrar lo contrario. Y lo importante en nuestro caso es disfrutar del proceso. De sentir la impotencia de un lado y en otro, y las pequeñas victorias que se suceden capítulo tras capítulo. De asombrarnos de cómo imágenes reales se ajustan tanto a esta adaptacion. De ponernos en los zapatos de unos y otros personajes, incluyendo al propio jurado, al juez, a los medios. De cómo 10 horas de juicio se me han echo más cortas que una sola de mi asignatura de legislación en la carrera. De entender cómo era la sociedad de entonces, en ese lugar, y que no dista tanto de la actual. De cuestionarse el sistema legal de otros países, y por qué no el criterio de la humanidad, el poder de los medios. De no poder esperar para ver la próxima temporada de esta serie. Y con la petición de que hagan una serie española para conocer acontecimientos historicos de nuestro país de esta manera… ¡Denegada! Bueno, pues a la espera de vuestro veredicto, os dejo con una pregunta: ¿acaso no es un crimen perderse esta serie? Ahora retírense a emitir su voto…

Y ahora que estamos fuera de juicio tengo que añadir un par dicrepancias, que espero no costen en acta. Si bien la actuacion de todos los actores (muchos de los cuales podréis reconocer de haber participado en otras series de Murphy) es digna de las alabanzas que ya me habéis leído, para mi gusto flaquea el personaje del protagonista. Según he visto en documentales y vídeos de la época, este personaje tenía una actitud más bien chulesca, participaba de la estetegia de la defensa como un abogado más, era un pillo. En la serie, O.J. parece un buenazo que se deja mangonear por todos. De haberlo hecho, o bien se le han cruzado los cables, o mal su inteligencia no llega a mucho. Aunque no es algo que haya visto reflejado en otro sitio más que en mi reflexión personal, ya que de hecho estaba nominado a un Emmy, así que puedo estar equivocado.

Mucha gente critica tambien la aparicion excesiva de los hijos Kardashians. Dado el interes mediático que tienen en América por un vídeo erótico de una de las hijas y varios realities, han querido aprovechar el tirón para congeniar con el publico más joven. A mí, personalmente, no me han molestado. Un poco más ver a Ross Geller continuamente, a pesar del buen papel de Schwimmer. Una última pega, que no merece apelativo tal, es la falta de contexto para los que no somos del pais de las barras y estrellas. Se habría agradecido que presentaran a un personaje ya de todos conocido allá, y quizás extender algo más el “que pasó cón” con el que cierran con broche de oro la temporada. Nueva alerta real-life-SPOILER: Simpson fue arrestado pocos años después por otros delitos, encontrado culpable y actualmente cumple condena.


Categorías: American Crime Story Opinión Etiquetas:

9 comentarios

    • Un honor, David. Esperemos que sea el primero de muchos, y que vuestra recepción sea tan positiva como esta. Me alegra ser un ladrillo más en esta reconstrucción de Todoseries! Y no se si habrás visto la serie, pero sino ya estas tardando 🙂

  1. Bienvenido a todoseries, Antonio! Si antes ya tenía ganas de ver American Crime Story ahora ya me has puesto los dientes largos. Fantástico artículo. Y como debut, has dejado el listón por las nubes. Ya me he picado jajajajaaaa

    • Gracias compañero 😉 En el articulo no hablo por hablar, a mi la tematica no me llamaba mucho o casi nada, y en verdad es una maravilla. Cuando puedas verla, ya la comentamos. Y acepto el desafío, estrechemos las manos enguatadas. Aunque viendo tu primer artículo me va a tocar sudar un poco más, jejeje. Ya tengo ganas de leer tu primera review! ¿que serie vas a seguir?

  2. Magnífica serie. Está entre mis recomendaciones de esta temporada, sin duda alguna. Con esta serie, tal y como remarca Antonio, me sucedió algo similar a lo que sentí con “Narcos”: si no sabes desde un principio que está basada en hechos reales, algunas cosas que suceden, resultarían difíciles de creer. Pero, como se suele decir, la realidad supera a la ficción.
    Estupendo análisis.
    Sarah Paulson forever.

    • Gracias Jose Maria!, Otra cosa a destacar (no sé si piensas lo mismo) es la atencion que se ha puesto a la familia del otro asesinado (el novio/amigo/rollete de la exmujer de O.J.) que parece quedar en segundo plano durante todo el juicio. Tambien me hizo reflexionar sobre, no se si fue realmente así o solo el enfoque del show, como parece que predomina el debate racial dejando de lado el de genero y la violencia doméstica, algo bastante hipócrita por parte de la defensa. Lo dicho, una serie que nos hace reflexionar muchisimo sobre la sociedad, y que ademas es un gusto disfrutar.
      Sarah Paulson forever indeed!

      • Yo no he profundizado en el caso como tú lo has hecho, ni mucho menos, pero lo que comentas es completamente cierto. Recuerdo un pasaje en la serie en la que los padres de la víctima (masculina), completamente destrozados, se lamentaban del trato que se le estaba dando a la muerte de su hijo: completamente ignorada. Desconozco si el tratamiento es exclusivo de la serie o si ésta es un fiel reflejo de lo que sucedió en la realidad. No me cuesta nada imaginar que sucedió más bien lo segundo.
        Por eso me gustó tanto esta serie también, me encantan todas las que me hacen reflexionar.

  3. Javier

    La serie es realmente genial, tuve la oportunidad de verla el año pasado, y coincido con que el papel más flojo fue el de O.J. Simpsons, demasiado nervioso e iracundo, y al ser difícil encontrar videos para verlo así al original…Pero por otra parte la recreación al pie de la letra es asombrosa, ver el video original del test de los guantes es una muestra. Fuera de eso, agregar que cada capítulo estudia un ápice diferente: el hecho, la conformación del jurado, el juzgado, el juez, la fiscal, y cada parte que forma un engranaje del juicio en sí.

    A mí lo que me llamó a verla (sobre todo luego del primer capítulo) era ver cómo esa persona podía haber quedado libre, y la serie logra convencernos del porqué.

    • Gracias por tu comentario Javier! La serie logra dar una vision global de todo el suceso, lo que creo que es una de sus grandes virtudes. He oido una entrevista a alguno de los testigos, y basicamente no es que estuvieran de acuerdo en que fuera inocente, sino en que no se pudo demostrar su culpabilidad (un tecnicismo). Pienso que realmente querian acabar con ello cuanto antes e irse a sus casas, aunque seguro que más de uno sacó beneficio posterior mediante entrevistas/libros y demás.
      Por otro lado he estado leyendo mas sobre el tema tras escribir el artículo y parece que la nominación de Cuba Gooding Jr si ha sido bastante criticada. Parece que no somos los unicos en pensar así. No creo que sea mal actor (en AHS lo hace de manera bastante decente), pero no era el adecuado ya que no ha sabido captar al personaje real.

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »